Consultas de Extranjería Online


El término apátrida designa a toda persona que no sea considerada como nacional  por ningún Estado, de acuerdo con su  legislación.

 

Normativa básica reguladora

Convención sobre el Estatuto de los Apátridas, hecha en Nueva York el 28 de septiembre de 1954. Instrumento de adhesión de España de 24 de abril de 1997 (BOE núm. 159, de 4 de julio de 1997).

Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria (BOE núm. 263, de 31 de octubre).

Real Decreto 865/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de reconocimiento del estatuto de apátrida (BOE núm. 174, de 21 de julio. Corrección de errores en BOE núm. 276, de 17 de noviembre).


  

  •  

     

    Cese del Estatuto y Expulsión:

    El estatuto de apátrida cesará de forma automática cuando se produzca alguno de los siguientes hechos:

    1. Que el apátrida haya obtenido la nacionalidad española.

    2. Que el apátrida haya sido considerado nacional por otro Estado o el Estado donde haya fijado su residencia le reconozca derechos y obligaciones análogos a la posesión de la nacionalidad de dicho Estado.

    3. Que sea reconocida su estancia y permanencia en el territorio de otro Estado que le haya documentado como apátrida.

    Constatada la concurrencia de cualquiera de estas causas, el Ministro del Interior declarará cesados los beneficios de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas, a propuesta de la Oficina de Asilo y Refugio.


     

    Los apátridas podrán ser expulsados del territorio español en los términos previstos en el artículo 31 de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 28 de septiembre de 1954 y con arreglo al procedimiento establecido en la legislación de extranjería.

    En todo caso, se concederá al expulsado el plazo máximo que establece la legislación de extranjería en los casos de expulsión, para buscar su admisión legal en otro país.